Piel seca

Piel seca - ¿Cuáles son sus causas y qué se puede hacer al respecto?

La piel es una de nuestras barreras de protección más importantes. Protege frente al medio que nos rodea y nos da nuestra apariencia y sentido del tacto. Cuando la piel se deseca, se puede notar rugosa y tensa, o incluso volverse cuarteada o presentar picores, y su capacidad para realizar sus funciones normales esta en riesgo.

La sequedad es una causa principal de molestias cutáneas

Una falta de hidratación en la piel puede presentarse de diversas maneras, desde la típica rugosidad, descamación y pequeñas grietas a enrojecimiento, inflamación, rigidez constante y los picores. Estos síntomas varían según la gravedad y la ubicación de la deshidratación.

La piel facial seca se basa en varios factores internos y externos, que contribuyen al mismo proceso de deshidratación cutánea.

Las manos tienden a secarse a medida que se lavan frecuentemente.

Los síntomas de la piel seca

Al principio, cuando la piel comienza a perder hidratación, se siente:

- rígida

- rugosa

Piel facial seca 

La piel seca en el rostro es incómoda y puede envejecer el aspecto de las personas. La deshidratación aparece en las mejillas y alrededor de los ojos. También los labios se desecan a menudo, sobre todo en invierno.

Relación de piel seca y piel sensible

La piel seca suele ser sensible y puede irritarse cuando entra en contacto con detergentes o jabones agresivos, o bien con productos cosméticos inadecuados. Cuando la función de barrera dérmica de la piel está alterada, los alérgenos, irritantes, contaminantes y microorganismos pueden penetrar con mayor facilidad.

Es importante evitar los productos para el cuidado de la piel que contengan ingredientes irritantes, como perfumes y colorantes. Comprueba siempre que el perfume se haya sometido a pruebas dermatológicas sobre piel sensible. 

Cuidar la piel seca

Limpieza facial para pieles secas:

La limpieza es un paso fundamental en el que eliminamos las impurezas y los restos de maquillaje. Escoge uno de nuestros limpiadores para dejar tu piel limpia, fresca y saludable.

Hidratación de la piel seca:

Como segundo paso creemos que es importante insistir en que la hidratación es clave para conseguir una piel saludable y radiante. Recuerda hidratar tu piel todos los días, con una hidratante no grasa adecuada para tu tipo de piel. Si lo que buscas es una sensación ligera, opta por una hidratante con textura en gel. Aplícala dos veces al día sobre la piel del rostro y el cuello después de la limpieza, con movimientos circulares para una mejor absorción.

La piel deshidratada tiene sed, y necesita una hidratación constante, durante todo el día. Para combatir la deshidratación se recomienda el uso de cremas que calmen la sed, con ácido hialurónico y otros ingredientes hidratantes.

Descubre másShow less

Menú

Acceso

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse

Inicia sesión primero.

Registrarse